Tiempos de coronavirus

 

En tiempos de coronavirus, pandemias y crisis, en un Quito colapsado, nos queda la convicción de que la salud está vinculada al amor, lo que implica  equilibrios clave y prevención. ¿Cómo puede sostenerse una economía para la salud física y emocional de los ciudadanos si aún estamos pagando la factura de la corrupción, el despilfarro y el espionaje contra opositores críticos? Fernando Villavicencio sostiene que más de $108 millones de la Senain pasaron por las manos de su director.

¿Por qué tantos millones para ese siniestro rubro? Imaginemos si esos recursos hubiesen sido destinados para la salud y empleo sostenibles. ¿Cómo se puede ejercer una adecuada prevención en salud con un Quito tan golpeado por el desempleo? Frente a serios problemas de salud, hay pacientes que luchan junto a sus familias con heroísmo, apoyándose en la sabiduría medicinal de la naturaleza.

La Liga del Cáncer de Seno, la agrupación de Mujeres Contando y la agrupación de Pacientes y Familias por el Cannabis Medicinal, que suma a pacientes con autismo, epilepsia, estrés, fibromialgia, artritis, síndrome de parálisis cerebral apoyan la campaña de alfabetización cannábica para uso estrictamente medicinal.

Alexis Ponce, activista de DD.HH., sostiene que la salud y la familia son el centro de la amorosa lucha de estas organizaciones, “así como el ejercicio y defensa de sus derechos con hombres y mujeres”. El cannabis con exclusivo uso medicinal ayuda a muchas familias. Este 21 de marzo de equinoccio se iniciarán charlas para educar a la ciudadanía en el uso medicinal de esta planta a través de Capaz, Centro de apoyo y amor.

Nelly Valbuena, sobreviviente del cáncer de seno y fundadora de Mujeres Contando y de la agrupación de Pacientes y Familias por el Cannabis Medicinal, es madre de crianza de Tahís Ponce, niña con parálisis cerebral y, junto a su compañero Alexis Ponce y muchas familias heroicas, luchan por la salud desde el amor y los derechos.

FUENTE:

 Por SARA SERRANO ALBUJA / https://www.lahora.com.ec/